Aquí las subvenciones actualizadas! +34 625 224 106

¿Es necesario cambiar mi Casco para bicicleta? ¿Cuando?

¿Qué debe hacer América Latina para subirse a la bicicleta?
24 febrero, 2015
noticia-1
El Gobierno aprobará el Plan Movea y prorrogará el PIVE hasta julio de 2016
16 diciembre, 2015

¿Es necesario cambiar mi Casco para bicicleta? ¿Cuando?

204377-casco_lazer

Muchas son las razones que nos llevan a la elección de nuestro querido casco, ese accesorio que nos acompaña en cada pedaleo y forma parte de nuestra seguridad e imagen ciclista proyectada, a veces su forma y estilo urbano nos definen o bien, sus múltiples entradas de aire para facilitar el flujo de aire y la lijereza se llevan la mayor ponderación. Lo cierto es que como dicen "En gustos no hay nada escrito" lo importante es utilizarlo siempre en la posición correcta, escoger la talla adecuada y asegurar el calce.

Ahora bien, qué hay de eso de que ¿el casco para bicicleta tiene fecha de vencimiento? a pesar de no haber sufrido un impacto o golpe directo fuerte. Lo cierto es que las marcas que fabrican este tipo de accesorio para ciclistas indican que, preferentemente, lo ideal es realizar una renovación cada cierto tiempo debido a que el material principal que lo compone (EPS) sufre un proceso de degradación de sus características fisico mecánicas iniciales con el uso recurrente, la exposición al sol, temperaturas, húmedad, etc. Todos estos factores externos van generando una pérdida de la capacidad de resistencia del material, dicho de otro modo, el casco a medida que pasa el tiempo va perdiendo su nivel de protección y por consecuencia es menos seguro al momento de ser realmente requerido por lo cual lo razonable, según los fabricantes es realizar el cambio en un período de uso de alrededor de 3 a 4 años.

Sin duda, si tenemos la mala suerte de encontrarnos en la situación en la que el casco tenga que "salvarnos los sesos" (literalmente) lo más probable es que éste presente las huellas del golpe, es decir podrás visualizar la deformación o incluso rotura del material lo que indica de manera inmediata que lo tires a la basura y adquieras uno nuevo, ya no te sirve de nada y no te salvará en una segunda ocasión. Ahora, esto lo sabrás de manera fácil debido a que es visible, pero qué hay de todas esas "pequeñas huellas" que nuestro casco de bicicleta va adquiriendo de manera involuntaria con golpes, rayas y caídas sólo del casco, estos eventos también van degradando el material y colaborando poco a poco en su proceso de deterioro.

Ya lo sabes, a veces es mejor prevenir que curar por lo que haz memoria y chequea periódicamente el estado de tu casco para bicicletas, sabrás que Murphy y su ley a parecen en el peor momento y no queremos comprometer la seguridad de nuestro preciado cerebro cuando más lo necesitemos. No necesitas un casco caro, asegúrate que el fabricante te de confianza, que el producto esté certificado y de utilizarlo como corresponde. Lo demás, es cuestión de gustos.

Si te gustó este post, compártelo!